(La foto de mi Instagram privado ¡te espero!)

 

De repente me miró a los ojos y sonrío…

Su tono cambió, su expresión también, su forma de hablar era más pausada, más calmada, más humana

Di nuevamente las gracias, volví a mirar a sus ojos de forma tierna y agradecida y me marché, con una sonrisa en los labios y en mi corazón.

No hay nada más gratificante que ver como alguien cambia de actitud porque has mostrado un poco de amor, un poco de gratitud un poco de atención…

Cada uno tenemos un mundo dentro de nosotros, en el metro veo gente triste, gente que va a lo suyo, a veces me cruzo con personas por la calle que lloran y me pregunto que les pasará para llorar con esa pena.
Otras veces la gente va enfadada, sin ver nada, con su conversación interna quién sabe por qué sobre quién.

Lo único que puedes hacer en estos casos es mirar a los ojos y sonreír.

Sonreír con compasión. Todos hemos recibido alguna vez un disgusto que nos ha hecho llorar.

Sonreír con comprensión. Todos hemos sentido alguna vez ese enfado esa indiferencia.

Sonreír con cariño, con empatía. Todos hemos estado alguna vez en esa situación en la que parecía que el mundo iba en contra nuestra.

Sonreír con el corazón y hacer llegar a otra persona, con un lenguaje a través de tus ojos, que con palabras no se puede comunicar, gratitud, comprensión, empatía y, sí, también amor…

Porque con la mirada también se puede hablar.

Con los ojos también se puede sonreír.

También podemos llegar a otros sin tener que decir mucho.

Y cuando haces esto, todo cambia…

Todo.

Así que te propongo un pequeño experimento. ¿Te atreves?

Esta semana te propongo usar esta formula mágica, con aquellas personas con las que normalmente interactúas, esta semana sonríe, mira a los ojos, da las gracias, con tu corazón, con tu mirada…

Con cada persona con la que te encuentres, en vez de el habitual "hola", añade un "¿cómo estás?, ¿qué tal va todo?" O "¡que tengas un buen día!”, mira a los ojos y sonríe, preocúpate de veras de cómo está la persona, escucha cuando te habla, sonríe con tu mirada, transmite amor con tus ojos, ya me contarás la diferencia.

Lo veo una y otra vez…

Cuando miras a los ojos, cuando sonríes, cuando das las gracias de forma genuina, la persona de repente cambia, de repente se da cuenta de que ahí hay algo más.

Con algunos sólo basta con una sonrisa para conseguir el cambio, con otros quizá te cueste un poco más.

Pero persiste, no hay nada más bonito en la vida que hacer sonreír a otro, simplemente sonreír y así darte cuenta de que todos podemos ser más humanos, todos podemos ser más pacientes, todos podemos ser un poco "más amorosos" incluso en los días en los que todo va mal, en los días en lo que todo parece ir al revés, en los días en los que todos parecen ir de "serios  y ocupados por la vida".

No esperes a que la gente te sonría, se tu siempre la primera en sonreír, mirar a los ojos y agradecer.

Ya me dirás cómo ha sido tu semana después de este pequeño experimento.

Así que solo me queda decir que desde aquí te mando mi mejor sonrisa, mi mirada más tierna y mi más querido agradecimiento por estar ahí.

Recuerda que sólo se vive una vez, aprende a vivir haciendo lo que a ti te hace feliz :)

Un abrazo,

Asun

P.D.: Déjame tu comentario, me interesa conocer tu opinión. Con ella me ayudas a llegar a otras mujeres.

 
 
POLITICA DE PRIVACIDAD Y DERECHOS